Rojo

Mi lado positivo viste de rojo.
No por antojo.
Esa es mi realidad.
Mentir se vuelve absurdo.
Ocultarme no es lo justo.

Los errores se cometen.
No es único en mí.
Te puede pasar a ti.
Ocurren accidentes.

Tú y yo. Nosotros. Nuestro.
Como iguales tratarnos.
Sin miedo apoyarnos.
Tu y yo. Vosotros. Vuestro.

Gritar que no es malo quien lo tiene
sino el que ignora y lo teme.
Y que es peor el juicio a ciegas
de una sociedad borrega.

Que no hay causas perdidas,
sino odio sin medida
y prejuicios homicidas.

Se nos olvida querernos.
Lo aceptamos como castigo
porque así hemos aprendido
que quien vive en libertad, se convierte en libertino.

Aceptarnos se convierte en una odisea.
Enamorarnos en una panacea.
Has de saber que mi corazón igual de fuerte bombea.
Soy el de siempre, sin diferencias.

Y pensamos: si madre lo supiera,
Que horror y qué tragedia.
Y caminamos con vergüenza.
No por nosotros, sino por los de fuera.
Por los que huyen en carrera.
Por los que no se quedan y nos niegan.
Por los que nos respetan sólo a medias.

Y podemos seguir teniendo,
un mundo entre los dedos,
agarrarnos de las manos,
y cruzar el uno al otro,
sin reproches mirarnos
y los miedos limpiarnos.
Atarnos al destino con un hilo rojo
y abrir nuestros cerrojos.

Engrasar las bisagras de un estigma
y abrir las puertas de una mente
que tolera, que crece y entiende.
Soy yo y mi vida es la misma.

Carne y hueso que se enfurece,
que ladra y que ríe,
que acierta, que tontea,
que se equivoca y lloriquea.
El mismo ciclón emocional
que empatiza, que piensa, que merece.
Que sueña, que vuela, que es fuerza y fragilidad.

Rojo es el color de mi verdad.
De mi vida y mi humanidad.
Tan real.
Tan válida.
Tan cálida.
Tan incondicional.

Nuestra eternidad sigue siendo posible
a un suspiro de lo apetecible.
Nuestros nombres pueden bailar
en una alianza sin final.
Y nuestros ojos brillan por igual
cuando nos comemos hasta reventar.

Roja es mi amistad
y hacia ti mi lealtad.
Rojos son mis atardeceres
mi crespúsculos y la arena de mi tiempo,
que corre como el tuyo: haciendo remiendos.
Roja es mi boca y todos sus placeres.
Rojos son los versos que te dedico,
seas amante, familia o amigo.
Roja es mi pasión inalterable,
mi musa insaciable
mis ganas de abrazarte.
Roja es mi sangre
en estado indetectable;
así que puedes tocarme,
quererme y besarme,
en cosquillas desgastarme,
en piropos agasajarme
y en profundidad amarme.
De poemas el pecho llenarme
y cuentos susurrarme.
Que encontrarnos sea puro arte
y que las coincidencias nos delaten.

 

Un comentario sobre “Rojo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s